¡AGÁRRENSE ROJOS! Captura de “El Chapo” podría develar nexos con figuras del poder venezolano

La captura de Joaquín Guzmán Loera alias “El Chapo Guzmán” y una gran cantidad de información incautada en la guarida donde se ocultó luego de escapar de la cárcel del Altiplano el pasado julio de 2015, tendrá consecuencias.

Estas podrían develar más nexos entre importantes figuras de poder venezolano y el líder del Cartel de Sinaloa.

Archivo (Derecha / Reuters (Izquierda)

Archivo (Derecha / Reuters (Izquierda)

La tarde del pasado 8 de enero, el presidente de México Enrique Peña Nieto anunció a través de las redes sociales la captura del cabecilla del Cartel de Sinaloa y enemigo número uno de la lucha contra el narcotráfico Joaquín “El Chapo” Guzmán, tras 6 meses de haberse fugado de la cárcel del Altiplano.

Su extradición a Estados Unidos es un hecho, por lo que engrosará la ya larga lista de narcotraficantes que visten el traje naranja en alguna prisión de ese país. Sin embargo, no parece factible que su captura signifique la disminución del flujo de droga desde México y Suramérica hacia el resto de América y Europa, como sí el hecho de que permitirá a las autoridades contar con información de gran valor para desarticular una inmensa red que ha permeado incluso los más encumbrados espacios de poder.

El Chapo, hasta en la arepa

La figura de El Chapo no es ajena a Venezuela, como tampoco lo es el vínculo de organizaciones terroristas como las FARC a figuras de poder en nuestro país. Al menos así lo considera el Departamento de Estado de Estados Unidos y la DEA. Según esta última, El Chapo Guzmán habría estado en Venezuela en septiembre de 2015, tal y como lo reseñó El Pitazo en esa ocasión. Según el organismo antidroga, la organización criminal que este dirige usa el territorio venezolano para transportar ingentes cantidades de droga provenientes de Colombia. El periodista de investigación Joseph Poliszuk en un artículo publicado en El Universal en junio de 2013 afirma que “el juzgado quinto en materia de procesos penales federales del estado de México, en la decisión dictada el 23 de junio de 2009, revela que varios de los aviones que durante el juicio fueron mencionados como parte de la flota del Cartel de Sinaloa coinciden con las mismas siglas y características de una serie de aeronaves que entre 2005 y 2006 iban y venían sin problema por el aeropuerto más importante del país ”, refiriéndose al aeropuerto internacional de Maiquetía.

 

El colombiano Daniel “El Loco” Barrera, capo de la droga detenido en Táchira en 2011 contaba con dos pistas clandestinas en Venezuela para transportar droga a sus socios del Cartel de Sinaloa, según reportes de las autoridades de inteligencia colombiana. El blog “cuentasclarasdigital” recuerda la detención en territorio venezolano de Jorge Cifuentes, líder de la organización Cifuentes Villa, considerada el principal nexo del Cartel de Sinaloa con Colombia, así como también las conexiones que tendría esta organización en Maracaibo, información suministrada por Sergio Barragán alias “El Grande”, luego de su detención. Cita el mencionado blog que “en la indagatoria bajo la figura de testigo colaborador aseguró que para su operación sobornaban a funcionarios de la terminal de Toluca donde bajaban aviones Grumman provenientes de Maracaibo, Venezuela, cargados con más de 3 o 4 toneladas de cocaína”.

Pero quizá la revelación más importante que hiciera alias “El Grande” para Venezuela fue que “los aviones salían de Maracaibo con conocimiento de diversos Generales del Ejército de Venezuela y también del Turco”, en referencia a Walid Makled, como se recuerda capturado en territorio colombiano y extraditado a Venezuela en 2010. Recoge además esta nota la detención en Barinas de uno de los hermanos Henao, Diego Pérez, conocido como “Diego Rastrojo”, hecho ocurrido en 2012. Según información policial, esta banda trató posicionarse luego de la desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia ocurrida entre 2003 y 2006 y se les vincula directamente con actividades de narcotráfico con las FARC y el Cartel de Sinaloa.

Makled, el pecado original

Que un narcotraficante cite a “El Turco”, no parece ser una novedad. Walid Makled, empresario de origen sirio que se convirtió en tan sólo 8 años de relaciones con el gobierno venezolano en uno de los magnates más poderosos de la región central del país, enfrenta cargos por narcotráfico en Estados Unidos y ha sido señalado como el autor intelectual del asesinato del periodista Orel Sambrano, hecho oficialmente cerrado cuando en febrero de 2009, fue detenido Rafael Segundo Pérez, ex funcionario de la Policía de Carabobo. Así lo certificó en aquel entonces Robinson Castillo, jefe de la delegación de Carabobo del Cicpc, al anunciar que el caso había sido esclarecido, siendo el responsable intelectual de su muerte Walid Makled y como autores materiales se citó a la banda Los Piloneros, formada por sicarios colombianos ex lugartenientes de Wilber Varela, alias “Jabón” y funcionarios de seguridad de la entidad carabobeña.

El caso de sicariato de Sambrano por formular denuncias sobre narcotráfico y malversación de fondos vino hermanado con el de Francisco Larrazábal, médico veterinario y vecino de una finca propiedad de la familia Makled, asesinado ese mismo mes de enero, luego que este denunciara a los organismos de seguridad hechos irregulares que comprometían a Makled. Destaca particularmente el trabajo de investigación realizado por César Batiz y que fue publicado en el diario Ultimas Noticias el 22 de febrero de 2009.

Makled finalmente fue detenido en agosto de 2010 en Cúcuta, Colombia. Luego de ser trasladado a la cárcel de La Picota en Bogotá, ofreció algunas entrevistas en las que expuso públicamente el nombre de militares venezolanos de alto rango, gobernadores, y hasta la figura del aquel entonces presidente Hugo Chávez, como cómplices de sus fechorías. Su nombre se relacionó directamente con la incautación de las 5,6 toneladas de cocaína retenidas en México y provenientes, según las autoridades mexicanas de Venezuela. Aseguró que ese avión “no pude cargarlo yo sólo; si yo voy a pagar por ese avión tienen que pagar los responsables de ese aeropuerto, que es el general Rangel Silva, que es el comandante general de Guardia Motta Domínguez, igualmente Hugo Carvajal, que son los responsables del aeropuerto”, declaraciones ofrecidas al periodista Casto Ocando en 2011 y transmitidas por el canal americano de habla hispana Univisión.

Sus afirmaciones establecen los nexos que existen en esta suerte de triangulación entre las FARC, los carteles mexicanos de la droga, en especial el de Sinaloa y Venezuela. Makled expuso con lujos de detalle como desde el estado Apure salen entre 5 y 6 aviones cargados de droga que es procesada en laboratorios de la zona al igual que de Maracaibo, donde también existen estos centros de operación del narcotráfico, tal y como señalaría alias “El Grande” hombre de confianza del Cartel de Sinaloa, tras su detención en México. Además llegó a afirmar que para poder contar con los favores en sus “negocios” se vinculó con allegados al Director de Inteligencia Militar en aquel entonces Hugo Carvajal. “Yo daba una cuota semanal de 200 millones de bolívares, 100 de ellos eran para Carvajal”.

La agencia EFE publicó este martes una declaración escrita en la cual rechazó cualquier vínculo con la figura de El Chapo Guzmán. Afirmó que “la manipulación de información sucia, característica de la DEA y sus informantes no aguanta un análisis elemental”. El ex jefe de los servicios de inteligencia ofreció esta declaración en relación a la información que publicó el diario español ABC en la cual se asegura que Carvajal fue el facilitador de una supuesta reunión que se concretó en la isla de Margarita entre el hijo de Guzmán con el actor y director de cine Sean Penn, luego que el capo escapara de de la cárcel mexicana del Altiplano.

El Cartel del Norte del Valle y el supuesto vínculo parlamentario

El Cartel del Norte del Valle es otro de los reseñados por el departamento antidrogas de Estados Unidos DEA como responsable de haber introducido en ese país unas de 500 toneladas de droga sólo entre 1990 y 2004 valoradas en más de 10 mil millones de dólares. Las conexiones entre este clan y figuras de alto mando militar venezolanas han sido notorias en los juzgados americanos. Al menos así se lee en la acusación que pesa sobre el mayor general venezolano Hugo “El Pollo” Carvajal hoy diputado por el estado Monagas a la Asamblea Nacional.

Este caso se ventila en la Corte del Distrito Sur de Florida, la misma donde cursa la acusación de Abraham Shiera, recientemente detenido por presunta conspiración para lavar dinero obtenido ilegalmente proveniente de PDVSA. Reza en el caso número 13-20245 que “el jefe del cartel del Norte del Valle Wilber Varela, al menos desde 2004 y hasta su muerte en 2008, pagó a Hugo Carvajal Barrios y otros militares venezolanos de alto rango para que le asistieran en el tráfico de drogas”.

Luego que el castrense y hoy parlamentario fuese detenido en julio del año pasado en Aruba por autoridades de la DEA y posteriormente liberado por exigencia del gobierno holandés, se han conocido nuevos detalles de los cargos que sobre el funcionario venezolano pesan. En la corte del Distrito Sur de Nueva York cursa otra acusación por conspirar para introducir desde México 5,6 toneladas de cocaína en 2006.

Inevitable recordar nuevamente que ese año, funcionarios antidrogas mexicanos incautaron en el aeropuerto de Ciudad del Carmen nada más y nada menos que un avión DC–9 que portaba exactamente esa cantidad de cocaína. Así también lo reseño en aquel entonces Poliszuk en las páginas de El Universal. Este hecho fue vinculado a Walid Makled, de quien como ya se dijo, se presume su conexión con miembros del Cartel de Sinaloa.

No sólo El Chapo, también las FARC

En los últimos tiempos, las organizaciones criminales responsables del narcotráfico han diversificado sus vínculos y la forma de lograr colocarla en Estados Unidos, el mayor consumidor de sustancias ilícitas. El Cartel de Sinaloa, cuyos líderes Ismael Zambada y Joaquín “El Chapo” Guzmán llevan unos 30 años introduciendo drogas proveniente de Colombia a Estados Unidos y otras latitudes, cada día dependen menos de este proveedor. La DEA, en su último reporte de 2015 refiere a este cartel como el responsable de la producción de heroína en territorio mexicano y cada vez dependen menos de Colombia, con lo cual “se han convertido en el cartel más poderoso del mundo y el mayor traficante de drogas”.

Algo similar estaría ocurriendo con las FARC. Entraron en el negocio de las drogas y vincularon su estructura con los carteles mexicanos, traficando directamente con los principales capos de la droga. En agosto de 2013, el comandante de la brigada contra el narcotráfico en Colombia general Jorge Mora afirmó que “el sobrino del ‘Chapo’ Guzmán había ido allá a verificar la pureza del clorhidrato porque les estaba llegando de mala calidad la droga de las FARC”, según reseñó en su momento el portal de Noticias RCN. Apuntó además que “las FARC ya tienen contactos con varios cárteles internacionales y ahora hacen el negocio de forma directa, es decir, las FARC han desplazado el último ciclo del narcotráfico” refiriéndose a que estos han asumido el transporte y el tráfico de la droga para extraerlo del país.

El 4 de noviembre de 2015 el director de la Policía Nacional de Panamá Omar Pinzón, anunció el desmantelamiento de una red de narcotráfico que triangulaba operaciones entre Colombia, México y Panamá. Ciudadanos mexicanos fueron apresados al demostrarse que se trataba de los enlaces entre El Chapo Guzmán y los representantes del frente 30 de las FARC. Más de 50 detenidos fue el resultado de esta operación que según funcionarios de la organización antidrogas estadounidense DEA arrojó importantes datos sobre las conexiones entre el Cartel de Sinaloa, las FARC y los intermediarios en esta relación.

Para nadie es un secreto la vinculación existente entre el gobierno venezolano y las FARC. “Las FARC y el ELN no son ningún cuerpo terrorista, son verdaderos ejércitos […] que ocupan espacio en Colombia, por lo que mi gobierno reconoce a esos grupos como fuerzas insurgentes que tienen un proyecto político, que tienen un proyecto bolivariano, que aquí es respetado”. Palabras del ex presidente Hugo Chávez que no dejan duda al respecto. Es la cita que recoge Carlos Aguilera el pasado 6 de octubre en El Nacional en un artículo titulado “las FARC y su concubinato con el chavismo”. En este contexto recuerda la figura de Ramón Rodríguez Chacín como el cordón umbilical entre la guerrilla y el gobierno venezolano.

Ninguno de estos hechos ha pasado desapercibido en Estados Unidos. Ya en 2008, el Departamento del Tesoro de ese país emitió un comunicado donde afirma que “dos altos oficiales del gobierno venezolano, Hugo Carvajal Barrios y Henry de Jesús Rangel Silva y un oficial Ramón Emilio Rodríguez Chacín asisten materialmente en sus actividades de tráfico de drogas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)”. En ese comunicado se ordenó el congelamiento de todos los bienes de estos individuos, además de explicar con detalle el aporte de cada uno de estos funcionarios chavistas a las operaciones de tráfico de drogas y otros actos ilícitos en apoyo a las FARC.

Cada vez con mayor frecuencia los venezolanos son sorprendidos por noticias que involucran al país en las redes del narcotráfico. Aviones con toneladas de droga que presuntamente fueron embarcadas en el principal aeropuerto del país, militares de alto rango acusados de tener vínculos con los grandes carteles de la droga, dos familiares de la pareja presidencial detenidos en Nueva York por conspiración para introducir cocaína en Estados Unidos o un matrimonio “perteneciente a una organización criminal venezolana” detenidos en Europa con un gran cargamento de cocaína negra, son hechos que parecen confluir todos en la misma línea que une a las más importantes organizaciones criminales de México y Colombia.

Por Fiorella Perfetto / El Pitazo.



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top