Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡AQUÍ ESTÁN! Los 10 venezolanismos que aceptó la Real Academia Española (¡Fino chamo!)

Eso de imponerse a la evolución del lenguaje definitivamente no es más que nadar contra la corriente. Y la Real Academia Española (RAE) lo sabe, por eso incluyó en la edición 2014 de su diccionario, 10 venezolanismos, según informó el presidente de la Academia Venezolana de la Lengua, Francisco Javier Pérez, reseñó El Impulso.

Crédito: pressrelease.com

Crédito: pressrelease.com

Cuantas veces al expresarnos frente a extranjeros no nos cuesta explicarles a lo que nos referimos, como si no se tratara del mismo idioma español, sino de otro en particular desarrollado en Venezuela donde somos expertos para inventarle sobrenombres a todo. Pérez indicó que hay frases coloquiales tan propias en nuestro lenguaje que perderían su significado en una traducción literal.

“Los cambios sociales alimentan el castellano y las expresiones venezolanas representan el saber y la conducta de una comunidad”, resaltó. Menos mal no habló de las groserías.

Estas fueron las 10 palabras aceptadas por la RAE con su significado y uso:

Chamo: “Niño y adolescente”.

Cómo nos encanta está palabra. Sirve tanto para referirse a un muchacho como para recordarles a los mayores que ya no lo son tanto “Ya tú no eres ningún chamito, ¡madura!”, dirían algunos.

 

Emparamar: “Col., Ec. y Ven. Dicho de la lluvia, de la humedad o del relente: mojar”.

“Quítate la ropa en la puerta para meterla a la lavadora y vete de una vez a bañar que estás todo emparamado”, dicen las mamás venezolanas.

 

Borona: “Col., C. Rica, Cuba, Méx., Nic., R. Dom. y Ven. migaja (parte más pequeña y menuda del pan)”.

¿Quién no ha escuchado decir: “Ay mamá esta torta se desboronó”? para decir que se convirtió en pequeñas migajas.

Faramallero: “Ven. Presuntuoso (lleno de presunción)”.

Nunca falta ese chamo más salío que un balcón que se cree el anfitrión de todas las fiestas y “se bate un champú”. Todos conocemos a uno de esos de quien decimos “Ya llego el faramallero este”. Dígame si es una mujer la faramallera. Ahí el significado incluye que te está sonsacando hasta el novio.

Leche (suerte): “Tener buena suerte”.

“Este pana si es lechúo” dicen los hombres para referirse al pana al que todo le sale bien. Aunque a veces es tomado como una grosería.

 

Mecate: “Cordel o cuerda hecha de cabuya, cáñamo, pita, crin de caballo o un material similar”.

Falta que la academia incluya el significado de “jala mecate” ahí si nos ponemos contentos.

 

Pana: “Amigo, camarada, compinche”.

¡Mi pana al fin te veo! Es el himno nacional que se escucha en las calles venezolanas. Aquí el verdadero pana es el que te saca las “patas del barro”, sino es un simple amigo.

 

Pasapalo: “Bocado ligero que se sirve como acompañamiento de una bebida”.

Si una mamá dice “hay que comprar los pasapalos para la fiesta”, no hay otra traducción posible que no incluya tequeños, bolitas de carne y pastelitos ¿o sí?

 

Rasca: “borrachera (efecto de emborracharse)”.

Si te tomaste una caja de “birras”, es porque te echaste tremenda rasca. Sino pregúntenselo a los hombres que quedan en las esquinas durmiendo esperando que se les pase.

 

Sócate: “Ven. Portalámparas”.

“Hay que cambiar el sócate”, dicen cuando después de cambiar el bombillo de la sala, unas cuantas veces, descubres que la falla viene de donde lo pones.

¿Qué palabra incluirías tú? No olvides dejarnos tus comentarios



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top