Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡ASÍ SERÁ LA MASACRE! Desde 2005 el régimen oculta cifras de asesinatos “para no asustar al país”

“Los casos desaparecen, casi misteriosamente, de los documentos oficiales que maneja el Cuerpo de Investigación Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc)”, así lo expresa el periodista David Ramírez en su última entrega, donde pretende demostrar cómo el actual Gobierno oculta las cifras de muertes en el país para no crear más alarma.

Ramírez, denunció que existen estadísticas “muy” distintas que se arredran de la cruenta realidad: “La morgue de Bello Monte colapsa. Es normal para una ciudad que se tiñe de sangre incluso cuando va de fiesta. Los números de homicidios son cada día -y esto lo dejan claro los propios funcionarios policiales- más altos”.

asesinatos-en-venezuela-familia

Asimismo, Ramírez destaca que “aunque parezca absurdo” esta modalidad de ocultamiento de asesinatos fue implementada desde el año 2005 por el Gobierno central.

“Desde el Ministerio de Interior y Justicia se giró la orden de erosionar las cifras de asesinatos en el país. ¿El objetivo? Poner herrumbre, moho en donde el acero y balas atraviesan cráneos y pieles; hacerle creer a la población que las muertes violentas no son de guerra ni motivo de ofuscación o pena”.

“ (…) Manuel Antonio Suárez, de 31 años, es parte del magma luctuoso. Murió la noche del miércoles 29 de julio en el hospital de Coche. Una puñalada en la femoral derecha fue la causa de su agonía. Su mujer le asestó la herida cuando se defendió de aquella afrenta que protagonizó con él. Estaban en su casa, en la calle 18 de los Jardines de El Valle. Allí ocurrió la justa. A todas cuentas eso fue un grave delito, pero en los registros oficiales la causa queda reseñada como un “crimen pasional”. Uno menos en la cuenta real”, ejemplificó Ramírez en su reportaje de investigación “La estrategia oficial de desaparecer muertos”.

Así bajan los números de muertes violentas. Los homicidios que tienen cabida en la estadística oficial son aquellos productos de robos, secuestros y enfrentamiento entre bandas. El resto de las muertes, por enfrentamientos con organismos de seguridad, envenenamiento por terceros o cadáveres hallados con impactos de bala o puñaladas en lugares no comunes, pasa a una lista distinta. Todos estos casos son enumerados en las tipificaciones de: “resistencia a la autoridad”, “muertes por investigar” y “pasionales”. Ahí, fácilmente, se completan unos cuatro mil en un año, solo en Caracas.

Con información de El Cooperante.

¡No olvide dejar sus comentarios!



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top