Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡BRAVO NICOLÁS! Venezuela es por tercer año consecutivo el país más inflacionario del mundo

“El gran problema de América Latina es que hace poco cuando tiene los recursos. Sólo actúa cuando están en crisis”, así lo expresa Pedro Tuesta, economista para América Latina de la consultora 4CAST, en el marco de los días previos a la Asamblea General del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

A la asamblea América Latina llega en una situación vulnerable, delicada: desaceleración económica, inflación creciente y devaluación creciente, y con el riesgo de volver a la situación de pobreza a una clase media vulnerable”, explicó a la AFP el economista y exministro de Trabajo peruano Jorge González Izquierdo.

Foto: The Guardian

Foto: The Guardian

Los más expuestos son los exportadores de petróleo, a 45 dólares el barril, una caída del 50% de su valor desde 2013.

“En Latinoamérica, como en ninguna otra región del mundo, tenemos países que pierden: los productores y exportadores de petróleo como Venezuela, Ecuador, México o Colombia”, dijo Alejandro Werner, jefe del departamento América Latina del FMI.

En algunos casos, los ajustes inciden en programas sociales.

En Venezuela, el presidente Nicolás Maduro ha hablado de revisar el gasto público sin tocar el gasto social. No obstante, continúa aprobando créditos para gasto público, con emisión de dinero inorgánico, explicó Anabella Abadi, de la privada ODH Grupo Consultor.

“Esto genera fuertes presiones inflacionarias (…)”, agrega Abadi, y recuerda que Venezuela es, por tercer año consecutivo, el país más inflacionario del mundo.

Por otro lado, varios países sufren por la debilidad de China, cuya voracidad de materias primas explica buena parte de la prosperidad latinoamericana.

Brasil, séptima economía mundial y otrora estrella de los emergentes, entró en recesión en el segundo trimestre y se espera que su PIB se contraiga este año y el que viene.

En ese contexto, Brasil acumula la pérdida del grado inversor de la agencia S&P, la depreciación de su moneda a valores de hace 12 años, escándalos de corrupción, protestas contra los intentos de austeridad y descontento con la presidenta Dilma Rousseff, cuya popularidad es de apenas 10% tras menos de diez meses de iniciar su segundo mandato de cuatro años.

“La mayoría de problemas en Brasil son domésticos, no externos”, agregó a la AFP el economista Alberto Ramos, responsable para Latinoamérica en Goldman Sachs.

Con información de El Nacional.

¡No olvide dejar sus comentarios!



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top