Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡CON TODO! La carta de Vladimir Villegas para “Cabeza E´Mango” por la agresión a “Chúo”

¡Sin pelos en la lengua! Vladimir Villegas le dio hasta con el balde a Oswaldo Rivero, mejor conocido como “Cabeza ‘e Mango”, conductor del programa Zurda Konducta, quien muy casualmente se encontraba en el lugar de los hechos y con su filmadora grabando el momento de la agresión a“Chúo” Torrealba.

A continuación la carta:

Estimado Oswaldo Rivero:

Pude ver con asombro el video de la agresión a la cual fue sometido el secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, Jesùs “Chúo” Torrealba, por un grupo de individuos que se hacen llamar patriotas, pero que por su conducta, nada zurda y muy fascista, son más patoteros que patrioteros.

Fotomontaje Maduradas

Fotomontaje Maduradas

Allí apareces, afortunadamente con una cámara y no con las piedras y los otros “instrumentos de trabajo” que portaban estos peculiares defensores  “del proceso”. Ignoro si andabas en ese combo o llegaste allí por casualidad. Allá tú con tu conciencia, pero en todo caso como te conozco, me digno a escribirte para manifestar mi repudio a estas acciones destinadas a sustituir la discusión de ideas por el palo cochinero, la pedrada en la cabeza y hasta plomo, si se ponen “popys” quienes legítimamente asumen una actitud crítica contra el gobierno.

Sustituir el debate por una pedrada o un plomazo revela pobreza de espíritu, falta de argumentos, ausencia de criterio político y repulsión enfermiza por los contenidos de nuestra aporreada constitución de 1999, donde se consagran las más diversas libertades democráticas, resultado de intensas luchas de la humanidad a lo largo de la historia. Cabeza e’ Mango, apártate un poco del bullicio y en tu soledad ponte en el lugar de Chúo Torrealba y de todos quienes han sido sometidos a permanentes agresiones por parte de estos guapos y apoyados que hoy le sirven “a la revolución” y que seguramente reciben órdenes de algún burócrata que no se mezcla con ellos por eso que llaman “razones de clase”.

¿En serio te crees el cuento de que los sujetos que golpearon a Chúo Torrealba fueron mandados por la propia MUD? Si eso es cierto deberías cooperar con el Ministerio Público y ayudar a identificar a estos émulos de las tristemente célebres bandas armadas adecas de los años sesenta. No hay nada que los diferencie. Ellos lo hacían en nombre de la democracia y éstos en nombre de la revolución. En tu cámara debe estar registrado el rostro de cada uno de los participantes de la cayapa contra el dirigente opositor.

Estoy seguro de que en algún rincón de tu corazón hay espacio para esa reflexión serena. Me resisto a creer que duermes plácidamente luego de haber captado con tu cámara ese bochornoso y cobarde episodio en el cual Torrealba es sometido a eso que los malandros llaman una “rueda de pescado”. ¿No te pasa por la mente la idea de que mañana tú mismo pudieras llegar a ser víctima de esas mismas órdenes de darte tu “tate quieto” por alguna opinión que expreses o un callo que pises?

No sé si ese es el país donde quieres que crezcan tus hijos y tus nietos. ¿Será que quienes fuimos miembros de la Asamblea Nacional Constituyente perdimos el tiempo y nos pasamos de ilusos al creer en todo lo que aprobamos en materia de libertad de expresión, derecho a la manifestación, derecho a la vida, respeto a la dignidad humana, y apego a los principios de convivencia democrática, y sobre todo de respeto a la opinión del otro?

Mira Cabeza e’ Mango, no podemos jugar con fuego. Lo peor que podemos hacer es alimentar el monstruo de la violencia. Mucha gente lo tiene por dentro y en cualquier momento puede sacarlo a relucir, sobre todo en medio de un clima de desesperanza, agravado por el desabastecimiento, el hampa desbordada, la inflación galopante y hasta los apagones. Como dice el refrán, no es lo mismo llamar al diablo que verlo llegar. Y te digo todo esto en nombre de un país que merece un destino distinto a una confrontación fratricida.

Quienes promueven estas acciones de violencia verbal y física contra “el enemigo” en el fondo son víctimas de su propio odio y de su propio miedo. Le temen a la pérdida del poder, a admitir que la realidad no es como la pintan, que terminaron como los personajes de Rebelión en la granja, un libro de George Orwell que te recomiendo, porque le viene al pelo a la actual coyuntura nacional. Cuando quieras, si es tu deseo, nos tomamos un café para que comentemos estas líneas que hoy te escribo sin otra intención que el deseo de que le pongas más cabeza y menos mango al análisis del por qué estamos como estamos.

Con información de Noticiero Digital



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top