Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡CONMOVEDOR! El venezolano que dio su almuerzo a quienes comían desesperados de la basura

Un lector nos hace llegar a nuestra redacción la historia de una experiencia personal que vivió recientemente y asegura le tocó el alma. Tras encontrarse frente a frente con venezolanos que buscaban desesperados el mejor bocado dentro de los restos de la basura, el hombre, su esposa y su pequeño hijo se vieron en la necesidad de regalarles lo que habían comprado para almorzar. “Lo que vinos nos quitó el hambre, nos partió el alma”, aseguran.

Composición Maduradas / Foto: Reuters / AFP /AP.

Composición Maduradas / Foto: Reuters / AFP /AP.

Las imágenes de personas comiendo de la basura se hacen cada vez más frecuentes, nos topamos con ellas a cada rato en las redes, pero, encontrarse con esta situación de frente, con comida en tus manos, puede ser una experiencia muy diferente.

El lector que se identifica como Luis Castro, nos cuenta que a falta de arroz y pasta decidió salir a comprar unas cachapas para acompañar el almuerzo de ese día. En el camino se topó con unas personas, incluyendo niños pequeños, que hurgaban algo de comida entre la basura. La imagen le generó un enorme impacto.

Así lo cuenta: “Un grupo de personas, entre ellos niños de no más de 2 años de edad, formaron parte de aquella escena que me confrontó ese día, mientras rebuscaban entre la basura un bocado de comida que sirviera para mitigar el crujir del estómago cuando no ha comido”.

Continúa explicando lo vivido: “No eran más de las 12 del mediodía de un día sábado, cuando salí en compañía de mi esposa y mi hijo al Periférico de la Isabélica, aquí en Valencia. Iba en mi carro a comprar unas cachapas para almorzar (pues a falta de arroz y pasta decimos buscar una alternativa para acompañar), cuando a pocos metros de mi residencia, en plena avenida Este-Oeste 3, me topé con la dura realidad, pasé por un basurero y vi a personas rebuscando la basura, desesperados por conseguir algo de comer”

“Seguí y compré las cachapas y me quedé con lo que había visto en la mente. Le dije a mi esposa vamos a pasar de nuevo por ahí y tomarles una foto, ya que ella es periodista. Al llegar ahí eran más las personas, cuando vimos que eran niños, se nos partió el alma, hasta se nos quitó el hambre”, cuenta Luis.

Y sigue: “Le dimos todas las cachapas y los racimos de cambur que teníamos. Ver el rostro de esas personas no fue fácil, se veía la necesidad, no tanto eso, sino ver como andaban vestidos. El aspecto no coincidía con el estereotipo de indigencia con el que uno puede asociar a una persona que busca entre la basura, unos jeans, zapatos deportivos y un par de gorras eran las vestimentas de los adultos que en compañía de sus hijos y obligados por la escasez, la alta inflación y los altos costos de los alimentos recurren a la basura en busca de comida que puedan consumir”.

“¡El hambre se me quitó de la impresión! dijo mi esposa quien a su vez con voz quebrantada dijo “señora dele a los niños” al tiempo que pasaba las cachapas y unos cambures por la ventana del carro, acción a la que la mujer de ojos claros respondió “Gracias señor”.

Aunque el panorama cada vez es más familiar no deja de impregnarnos el alma de ese coctel de sentimientos en los que la vergüenza, el dolor, la desesperación y la tristeza nos hacen saborear el agrio sabor de un país en crisis.

A continuación las imágenes reales del hecho:

Foto Cortesía de Luis Castro.

Foto Cortesía de Luis Castro.

Foto Cortesía de Luis Castro.

Foto Cortesía de Luis Castro.

Redacción Maduradas.

Venezuela necesita más gente buena y con corazón y menos calamidad y miseria. No olvide dejar sus comentarios.



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top