Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡DESMONTANDO LA GRAN FARSA! ABC: “Los cinco pilares del populismo comunista”

El medio español desmonta la gran farsa del “socialismo bolivariano” a través de los cinco pilares del populismo comunista, que -como bien lo explica- busca la igualdad, pero de la miseria.

Hugo Chávez y Nicolás Maduro, Fidel y Raúl Castro, Rafael Correa, Evo Morales, Dilma Rousseff… Pablo Iglesias. “Si Bolívar viviera hoy y pudiera ver lo que ha ocurrido” en los países latinoamericanos, sostienen el intelectual chileno Axel Kaiser y la politóloga guatemalteca Gloria Álvarez en “El engaño populista” (Deusto, 2016), “su depresión probablemente lo llevaría al psiquiatra”.

Foto: AFP

Foto: AFP

Los dos expertos desmontan en su libro las políticas de la ola populista que en los últimos años han “arruinado” la región, reseña ABC.

La corriente bolivariana que manda en Latinoamérica no pertenece a la tradición de izquierda, dicen Kaiser y Álvarez, son puro populismo, de ella se desprenden los cinco pilares del “socialismo del siglo XXI”:

El “pueblo” contra el “antipueblo”

El líder populista distingue en su discurso el “pueblo” del “antipueblo”, y él es quien encarna el “pueblo”. Los autores del libro mantienen que esta dualidad “fomenta el odio en la sociedad dividiéndola entre buenos y malos”, y recuerdan el lema del Che Guevara en 1967: “El odio como factor de lucha”.

El líder “salvador” frente a los otros

La culpa de todos los males la tienen los otros, ya sean los ricos, los “gringos”, el capitalismo o la CIA. El político populista siempre es la víctima y se presenta como el “salvador” que pondrá “fin a la conspiración conjunta de las oligarquías nacionales y los perversos intereses capitalistas internacionales”.

Paranoia antineoliberal

El neoliberalismo “es una especie de genio maligno que amenaza con sumergirnos en las tinieblas para siempre”, escriben en “El engaño populista”. Chávez en Venezuela, Morales en Bolivia, Correa en Ecuador, Kirchner en Argentina…

Destruir la democracia desde dentro

Si el socialismo clásico aspiraba a derrocar el orden burgués a través de la revolución violenta, el populismo “pretende llevar adelante su programa autoritario aprovechando los mecanismos electorales para destruir la democracia desde dentro”.

Según su lógica, quienes se oponen a las decisiones de las mayorías gobernantes son “golpistas o antidemocráticos”.

Igualdad en la miseria

El discurso populista, influenciado por el marxismo, se articula a partir de la igualdad material. Pero los propios líderes socialistas vulneran sus principios: Fidel Castro, con un patrimonio de 900 millones de dólares, es uno de los políticos más ricos del mundo. “A lo sumo se puede decir que el populismo socialista ha logrado cierta igualdad, pero una igualdad en la miseria”. La consecuencia de este igualitarismo es la corrupción: Transparencia Internacional sitúa a Venezuela al nivel de países como Haití y Corea del Norte.



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top