Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡DIO EN EL CLAVO, COMO SIEMPRE! Del caradurismo y otros demonios, por Laureano Márquez

Es muy común en lengua española el llamar “caradura” a las personas que -como dice el diccionario- actúan con “descaro y sin vergüenza”. Establecer una teoría general del caradurismo no es fácil. Lo primero que hay que decir es que está emparentado con eso que se denomina “cinismo”.

Esta última palabra es la mutación en el significado del nombre de una escuela filosófica de la antigua Grecia, cuyo comportamiento era muy comprometido con la ética, cosa que no sucede en la acepción moderna de la palabra. Un exponente de esta escuela es Diógenes de Sínope y para dar idea de su actitud basta con recordar una anécdota: una vez le preguntaron por qué la gente daba limosna a los pobres, pero nunca a los filósofos, siendo que estos también llevaban una vida cargada de miserias, a lo que él respondió: “porque todo el mundo piensa que algún día puede llegar a ser pobre, pero nunca a ser filosofo”.

Créditos TalCual.

Créditos TalCual.

“Los cínicos antiguos -a diferencia de los de hoy- eran emblema de sinceridad y honestidad de vida, mientras que los actuales son expresión de “desvergüenza en el mentir y de la práctica de acciones o doctrinas vituperables”.

Una de las grandes preguntas que uno se hace frente a los cínicos o caraduras, sea en la cotidianidad de la cercanía o en las alturas del poder es si efectivamente se creen todo lo que dicen o mienten con premeditación. No deja de ser curioso que uno llame “descarado” a un caradura, puesto que descaro viene de no tener cara. ¿Y como no puede tener cara quien la tiene de piedra? Cosas del idioma.

Veamos algunos ejemplos de malos gobernantes: Nerón, para irnos bien lejos. ¿Sabía Nerón que estaba destruyendo a Roma o pensaba realmente que todo lo que acontecía era parte de una guerra religiosa desatada por los primitivos cristianos? Lo que llamamos ideología en el fondo es convertir nuestra particular visión del mundo en doctrina universal.

Marx no mentía, creía que su análisis de la sociedad era como el de Fleming de las bacterias, algo absolutamente científico y objetivo. Parece que muchos gobernantes tienen que perseverar ciegamente en la defensa de su discurso aunque este acabe con su patria. Naturalmente, en este caso los adulantes o como llamamos nosotros ” jalabolas”, cumplen un papel fundamental en hacerle creer al líder que nunca se equivoca.

Stalin, para venirnos mas cerca, cambiaba la historia a capricho. Trotsky, uno de los grandes líderes de la revolución de octubre, terminó siendo un traidor porque así lo decreto “el padrecito” y hasta se dispuso que desapareciera de las fotos en las que había figurado y que su vida fuese reinveintada con hechos en los que no tuvo nada que ver. Por algo Orwell tiene a la URSS como fuente de inspiración de sus novelas.

El caradura puede ejercer su desverguenza conscientemente. En este caso también necesita un ingrediente moral: un fin superior. Hitler culpó a otros del incendio del Reichstag, pero lo hizo por la “superioridad” de su “raza”, que para él era lo esencial.

Como se habla tanto de fascismo en estos tiempos es bueno recordar los 11 principios de Goebbels, el propagandista del fascismo:

1) Establecer un único enemigo.

2) Reunir diversos adversarios en una sola categoría.

3) Culpar al adversario de los propios errores.

4) Hacer de cualquier cosa intrascendente una amenaza grave.

5) Asumir que las masas no son inteligentes y pueden ser manipuladas con engaños hábiles y que creerán cualquier cosa que se les asegure con determinación.

6) Entender que la propaganda debe ser simple, de pocas ideas, fácil de captar para el alma primitiva a la que le resulta mejor verlo todo en blanco y negro.

7) Crear elementos de distracción permanente, para decirlo en criollo, trapos rojos de forma que la gente tenga la mente ocupada en ellos y no sé de cuenta de la miseria que padece.

8) Armar falsedades a partir de la union de muchas medias verdades.

9) Acallar la expresión de todo aquello de lo que no se tenga respuesta coherente y creíble.

10) Fomentar odio a partir de criterios primitivos. Por ejemplo: enemigos fronterizos, xenofobia, etc.

11) Crear sensación de unanimidad, de que el que piensa como el poderoso, piensa como piensa todo el mundo.

Si últimamente algo de lo descrito le suena familiar, seguramente es que algún cínico caradura se ha atravesado en su camino. Se reconocen fácilmente porque al escucharlos uno siente la sensación de que haber perdido la razón y por otra cosa: huelen a azufre.

Por: Laureano Márquez



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top