Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡EN ETAPA CULMINANTE! Ángel García Banchs: “La buena noticia es que esto va a empeorar”

En un foro denominado “¿Una luz al final del túnel?”, el director de la firma Econométrica, Ángel García Banchs, aseguró recientemente que el control de cambio reventará en unos meses y que el dólar se situará en una tasa única de 130 bolívares aproximadamente; en esta segunda entrega, evalúa las opciones que tiene el Gobierno para contrarrestar la crisis económica.

Banchs aseguró que muchas de ellas llevarían a un incremento aún mayor de la inflación excepto por la unificación del control de cambios que planteó anteriormente, pero afirmando que “la buena noticia es que esto va a empeorar” y que esto llevaría definitivamente a la solución.

Angel-Garcia-Banchs-economista-venezolano-econometrica-800x533

Al barajar las opciones que tiene por delante el gobierno, García Banchs manifestó que seguir imprimiendo bolívares sin devaluar implicaría que se incrementaría lo que él ha denominado como escastanflación (escasez con estancamiento e inflación).

“Simplemente porque seguiría la distorsión de precios relativos, al igual que el contrabando, la sobrefacturación y el déficit del Fisco”.

Mostró una lámina en la que se observaba que el ingreso de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) producto de su actividad petrolera solo le generaba 1 de cada 3 bolívares, mientras que los otros 2 provenían de la impresión de los pagarés (i.e. la impresión de dinero).

La otra opción que tendría el gobierno, a juicio de García Banchs, sería devaluar sin unificar, pero eso solo podría atenuar el problema fiscal mas no el problema de la balanza de pagos y de la economía real, y que finalmente, en este caso, se dispararía la inflación sin acabar con la escasez, tomando en cuenta que continuaría la sobrefacturación y el contrabando; en ese caso, no aumentarían ni las importaciones ni la producción al seguir secuestrada la oferta de dólares del Estado sin aparecer la oferta privada.

En otra lámina que mostró se proyectaban los diferentes esquemas de cambio que existen hoy, donde se evidenciaba que en el mercado de 6,30 es donde se hace la mayor parte de las transacciones del Estado, que aparece un supuesto Sicad que no existe, como hay un Simadi que tampoco existe de 200 bolívares y por último el mercado de 800 que existe para muchos “de los hoy presentes”.

Dijo que si desaparecieran todas estas tasas y se mantuviera una sola de 50 bolívares, no serviría de nada a su juicio, puesto que seguiría el control cambiario (al menos dos tasas de cambio). Enfatizó el término unificación que, al menos en castellano, dijo, viene de uno y no de dos; devaluar sin unificar implicaría que la demanda a tipo de cambio oficial seguiría siendo infinita para revender con una ganancia en el mercado paralelo, concluyó entonces que

“la única solución a este punto, sin inventarios, es la unificación cambiaria (el fin del control de cambio), la fijación de un solo precio del dólar para todos tal y como ocurre en el 99% de los países del planeta”.

Descartó la solución del problema del déficit a través del financiamiento externo, pues un dólar adicional que entre a nuestra economía se iría por “una cañería”: la de la sobrefacturación y del contrabando. Por tanto la única solución es que el control de cambio se acabe.

“Si entran dólares a la economía nacional no hay garantía de que esos dólares se conviertan en una factura de importación, ya que hay muchas deudas del sector que se transforman en una factura de nexos de control de cambio único y privado heredadas del pasado. En segundo lugar, de la parte de esos dólares que sí se transforman en una factura de importación estimamos que aproximadamente 2 de cada 3 dólares se convierten en sobrefacturación, y del dólar que sí se transforma en mercancía, aproximadamente un 25 ó 30 por ciento se va en contrabando”.

Infirió que sólo un 75% de esos 3 dólares va al consumo interno, lo que significa 1 de cada 4 dólares. “Es que la importación no es un negocio comercial sino un negocio financiero, y mientras exista un control de cambio seguirá siéndolo”.

En otra de sus consideraciones sobre este tema indicó que nosotros necesitamos 800 bolívares para comprar un dólar, mientras que las mafias con 100 bolívares compran 16 dólares a tasa oficial, lo cual demostraba que hay dos monedas, pues 100 bolívares del venezolano común no compran lo que compran 100 bolívares de la mafia; la razón es sencilla: ellos pueden conseguir un dólar a un precio mucho más bajo.

“Entonces esto es lo que tenemos hoy en Venezuela: un conflicto entre una mafia que tiene 130 veces el poder de compra nuestro y nosotros, 30 millones de personas que estamos sufriendo penurias en términos de escasez y alto costo de la vida”.

“La buena noticia es que esto va a empeorar, y es buena noticia porque es empeorando antes, que esto luego política, económica y socialmente pueda mejorar. Jamás es tan oscuro como antes de amanecer. Quiero decir, las cosas se van a poner muy oscuras porque va a amanecer”.

Con información de Noticiero Digital.

¡No olvide dejar sus comentarios!



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top