Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡EN NUESTRO PROPIO LENGUAJE! 15 frases que solo los venezolanos podemos entender

La manera de hablar del venezolano es tan colorida como su personalidad. Tenemos palabras propias como “chévere”, “chamo” y “sifrino”, así como cambiamos el significado de algunas como “pavo” para referirnos a un joven de moda, o frases como “saltar la talanquera” que representa la acción de cambiar de bando. Esto ha hecho que el léxico del venezolano sea diverso e incluso un poco confuso para personas de otros países así que solemos invertir tiempo explicando lo que queremos decir.

Créditos: Verónica Peña Sardiñas.

Créditos: Verónica Peña Sardiñas.

A llorar pal’ valle

Va para quienes no siguen consejos o hicieron algo por lo cual se arrepienten. Es una manera de decir que lo hecho, hecho está y ya no hay otra cosa que se puede hacer, excepto ir a llorar pal’ valle.

Está peluo

No se trata del joven con cabello largo ni de nuestra mascota, “está pelúo” es una manera de decir que algo está difícil, así como la actual situación del venezolano que está bien pelúa.

Un pelo

Un pelo es la medida que suele ser el venezolano. Generalmente “un pelo” significa “un poco” y que no se limita a cantidad o masa. “Un pelo grande”, “un pelo más de café”, “un pelo de flojera”, “un pelo de frío”, “un pelo de tráfico” y así con casi todo.

Parar bolas

Aunque usada en otros países latinoamericanos, es muy de venezolano decirla. Se utiliza cuando alguien presta o no atención aunque su uso puede ser más amplio. “No me estás parando bolas”, “le paras más bolas a la TV que a mí”, “párale bolas al celular” y también cuando alguien gusta de nosotros, por ejemplo “la chama que me gusta finalmente me paró bolas”. El venezolano le gusta jugar con las palabras y puede usar oraciones como “haré una mesa de pool con las bolas que me paras” o “montaré un equipo de béisbol con las bolas que me paras” y así.

Corta nota

Generalmente la “nota” puede ser un estado de ánimo, pero es tan flexible como cualquier otro venezolanismo. “Estaba escribiendo pero el ruido me cortó la nota”, “estaba con mi novio pero mi hermana me cortó la nota”, “estaba viendo la novela pero la cadena me cortó la nota”. Para el venezonalo no hay nada más chimbo a que le corten la nota.

Ser ladilla

La ladilla, ese insecto parásito que suele situarse en zonas íntimas y convertirse en una tortura para su portador, dio origen a esta analogía. Esta frase se utiliza cuando algo o alguien es muy molesto o incluso insoportable, así como para describir aburrimiento o molestia. “Qué ladilla esta cola”, “me ladilla tener que caminar”, “qué ladilla con la lluvia”, “qué ladilla este pana”.

La Jeva

“Jeva” es una manera de referirnos a la novia de alguien, o a una mujer en general. Esta palabra no es muy apreciada por muchas mujeres. El machismo utiliza “jeva” para referirse a todo lo femenino e incluso para denigrar o insultar a un hombre. Aunque últimamente las mujeres han utilizado la palabra “jevo” para referirse a su novio u hombre.

Te va a morder un peluche

Es lo que le decimos a una persona que quiere aprovecharse de una situación, también utilizamos frases como “vas a salir volando”, “cuidado te llevan las hormiguitas” o “cuidado te atropella un carrito de helados”.

¿Pendiente?

Según la Real Academia Española, estar pendiente es estar sumamente atento o preocupado por algo que se espera que vaya suceder o está sucediendo ahora. El venezolano es más atento y preocupado de lo que parece y más si tiene que ver con “bochinche”. “¿Pendiente de unas birras?”, “Vamos a la playa ¿vas pendiente?”, “Vamos a salir más tarde ¿vas pendiente, perro caliente?”, “Fiesta en mi casa ¿pendiente?”, aunque hoy en día la juventud venezolana en su búsqueda de ser más prácticos y eficientes han acortado “pendiente” hasta “pen”, por lo que sólo basta con un “¿vas pen?” para entregar una invitación.

Me tienes hasta la coronilla

Esta frase es más de “doña”, utilizado por madres y las madres de nuestras madres. Se expresa cuando alguien llega a ser realmente insoportable y suele ser la última advertencia antes de un correazo o recibir un chancletazo.

Cara e’ Tabla

Se utiliza para definir a una persona que miente descaradamente y está convencida de que nos estamos creyendo lo que nos dice. Es más común entre políticos.

Ser sapo o sapear

Se dice de aquella persona que se entera de un chisme y lo promulga a quien no debe. Ejemplo: El compañero del liceo que va y sapea con el profesor.

Hacer una vaca

Todo venezolano ha hecho una vaca alguna vez o varias para comprar algo. Se trata de juntar dinero entre varias personas para completar algún fin común. Casi siempre un vacío de cerveza o algún tipo de bebida alcohólica (pero no limitado a eso).

Arrugar

El que arruga es aquel que deja de hacer algo por miedo o nerviosismo. “No vayas a arrugar”, nos dice un amigo luego de una proposición atrevida. Si no arrugas eres el más chévere o pana del momento.

Pedir la cola

En los tiempos de María Castaña cuando las personas caminaban montaña arriba o alguna subida le pedían permiso a los jinetes para agarrarse de la cola de los caballos y así tener impulso y hacer más fácil la subida. Hoy en día “pedir la cola” se refiere a pedir el aventón o pedir el favor de que lo lleven a un lugar.

Con información de Maduradas / Matador Network.

¿Cuales son los venezolanismos que más usa? No olvides dejarnos tus comentarios



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top