Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡ENTÉRATE! Todos los detalles de Panamá Papers, investigación que involucra a funcionarios chavistas

Una filtración de más de 11 millones de documentos de sociedades registradas en paraísos fiscales expone a presidentes, empresarios, estrellas del deporte, celebridades y otras personalidades de todo el mundo que mantuvieron en secreto sus movimientos offshore. Como ya es costumbre en este tipo de casos, funcionarios venezolanos destacan en la investigación.

La investigación Panamá Papers, impulsada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en ingles) y por el diario alemán Süddeutsche Zeitung, brindará detalles sobre los negocios de 128 políticos y funcionarios del mundo.

Agencias

Agencias

Los números son elocuentes en este caso: la palabra “Venezuela” aparece en un poco más de 241.000 documentos contenidos en la base de datos een el ICIJ convirtió la más grande filtración sobre empresas en paraísos fiscales jamás registrada.

Los datos incluyen correos electrónicos, formularios financieros, pasaportes y registros corporativos que revelan a los propietarios secretos de cuentas bancarias y compañías en 21 jurisdicciones offshore. Los archivos internos filtrados contienen información sobre 214.488 entidades offshore conectadas a personas en más de 200 países y territorios.

Queda claro que constituir una empresa offshore no representa un delito en sí mismo y hasta resulta algo natural para determinadas transacciones comerciales.

La mayor parte de los servicios que la industria offshore provee son legales si los utilizan quienes obedecen a la ley. Pero los documentos demuestran que bancos, firmas legales y otros actores offshore a menudo no siguieron los requerimientos de ley para asegurarse de que sus clientes no están envueltos en actividades criminales, evasión de impuestos o corrupción política. En algunas instancias, según muestran los archivos, intermediarios offshore se protegieron a sí mismos y a sus clientes ocultando transacciones sospechosas o alterando registros oficiales.

A veces el proveedor pudo comprobar a través de sus gestiones de due dilligence que un prospecto era una Persona Políticamente Expuesta (PEP, por sus siglas en inglés) o alguien sospechoso de actividades criminales, pero hizo caso omiso al hallazgo.

Este inusual acceso periodístico a la gestión interna de Mossack Fonseca (MF) y su relación con sus clientes permitió comprobar que proveedor y cliente con frecuencia se confabulan para despistar a autoridades regulatorias de sus países de origen sobre la propiedad de empresas, arreglan a posteriori el registro de empresas previamente registradas, entre otras prácticas concebidas para camuflar la circulación del dinero que se oculta o se legitima.

Nombres resonantes

La data obtenida de MF, para el caso venezolano, ofrece ejemplos notables sobre lo que ocurrió durante los últimos 15 años con el destino de los inmensos flujos de ingresos petroleros que el Estado manejó en el marco de una política de importaciones masivas y el mantenimiento de tasas diferenciales.

Se encontraron rastros de ex funcionarios públicos cuyos ingresos regulares, limitados por definición, no hicieron ninguna objeción para ordenar a MF la apertura y gestión de empresas de maletín en paraísos fiscales.

También se evidencian las estructuras corporativas a la medida que la compañía panameña armó para algunos clientes venezolanos que querían o bien disipar su presencia en empresas incorporadas con directores de la propia MF, o generar deuda externa a través de transacciones con cascarones vacíos –con frecuencia, empresas propias– que luego se podían presentar al organismo administrador en la Venezuela del régimen de control cambiario.

Son parte de las maniobras financieras, jurídicas y fiscales que se cocinaron en MF, a veces por sugerencia del proveedor, a veces a solicitud del cliente o, si no, por petición de algún intermediario como bancos u oficinas de abogados.

La fuga de información arroja luz sobre un rincón de las finanzas sumergidas a la que normalmente las investigaciones periodísticas no pueden llegar.

En los textos que forman parte del especial afloran nombres como los del ex fefe de escoltas de Hugo Chávez, Adrián Velásquez, y el ex jefe del Programa Bolívar 2000 de asistencia social, Víctor Cruz Weffer, con empresas bajo su control en paraísos fiscales. Diversas autoridades de la estatal petrolera Pdvsa también hicieron otro tanto.

cliente banco suizo

Agencias

Empresarios –algunos vinculados al Gobierno revolucionario de Venezuela, aunque luego aparecieran bajo la figura del asilo en otras naciones– también usaron a Mossack Fonseca para construir tramos submarinos de sus operaciones financieras. Sus nombres saldrán a relucir a partir de hoy.

También hay casos de comerciantes que abrieron fachadas corporativas en paraísos fiscales como Hong Kong, Panamá, Islas Vírgenes o Belize para sacar provecho de las oportunidades que abrió la avidez importadora del Gobierno.

La operatividad

Como parte de su modus operandi Mossack Fonseca “prestó” nombres de directores, managers y accionistas, de manera de esconder a los verdaderos dueños de estas “compañías fantasma”. Trabajó fuertemente para proteger el secreto de sus clientes, al mismo tiempo que intentó evitar hacer gestiones para personas políticamente expuestas (PEP), con relativo éxito.

Panamá, Islas Vírgenes Británicas, Bahamas, Islas Caimán, Nevada y Seychelles son algunos de los destinos elegidos por los argentinos para operar offshore, debido a las ventajas fiscales y al secreto bancario.

Los datos filtrados cubren desde 1977 hasta el final de 2015 y permiten sumergirse al interior del mundo offshore y observar cómo el dinero fluye de manera secreta por el sistema financiero global, muchas veces constituyendo maniobras de presunto lavado de activos o de evasión impositiva.

Transferencias de millones de dólares en épocas de cepo cambiario, ocultamiento de sociedades que debían ser declaradas ante la AFIP, apertura de cuentas bancarias en el exterior y maniobras sospechadas de lavado de dinero involucran a los argentinos que entraron en esta operatoria secreta a nivel mundial.

Con información de La Nación y RunRunes.

 



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top