Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡GRACIAS NICOLÁS! Niveles de pobreza crítica y extrema se han duplicado en los últimos 14 meses

La inflación de Venezuela, que es la mayor de nuestra historia y la mayor del planeta tierra, ha aniquilado el poder adquisitivo del venezolano, duplicando los niveles de pobreza crítica y extrema en el país en los últimos 14 meses, e incumpliendo así la promesa base de la “revolución” que pretendía acabar con los pobres, pero lejos de acabarlos los multiplicó.

Foto: EFE/Notihoy

Foto: EFE/Notihoy

El presidente de Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución, Vicente Brito, expresa que los análisis realizados por la institución le permiten indicar como estarían conformados los distintos sectores que integran la estructura socio-económica de la nación, en ese sentido, el sector E de la población es del 50%; en el sector D 25%; en el sector C 18%; el sector B un 5% y el sector A de 2%.

Ha esos fines hemos estimado los niveles de ingresos que las familias reciben mensualmente, que oscilan para los del sector E entre Bs. 20 mil y Bs.50 mil; sector D entre Bs 50 mil a Bs. 75 mil; sector C entre Bs 75 mil a Bs 100 mil; sector B entre Bs 100 mil a Bs 150 mil; sector A desde Bs. 150 mil en adelante.

Lamentablemente estos niveles de ingresos en términos reales indican un desmejoramiento preocupante de la capacidad de consumo de los venezolanos.

Unido a los altos niveles de escasez, que se estiman en un 70%, dan un cuadro social de desmejora creciente en calidad de vida y posibilidades de cubrir sus más urgentes necesidades.

Cuando se indica que los niveles de pobreza de las familias venezolanas han aumentado considerablemente, se sustenta en el crecimiento del costo de la canasta alimentaria, estimada de manera conservadora en alrededor de los Bs. 80.000, que es el ingreso familiar mensual necesario para cubrir las necesidades de consumo de alimentos de un mes de acuerdo a los precios de venta de los productos adquiridos (hemos considerado que un 25% de ese consumo son de los alimentos subsidiados por el gobierno).

Consideramos en niveles de pobreza a todas las familias con ingresos por debajo del costo de la canasta alimentaria, que es de Bs. 80 mil. En niveles de pobreza crítica las familias con ingresos por debajo de los Bs. 60 mil mensuales y en pobreza extrema a las familias con ingresos mensuales por debajo de Bs. 30 mil.

Estos análisis numéricos nos permiten indicar que el 80% de las familias Venezolanas se encuentran con limitaciones para adquirir el total de la canasta alimentaria, y por ello son consideradas como pobres, al estar sus ingresos familiares totales por debajo de los Bs. 80 mil al mes.

Muy preocupante que las dos terceras partes de las familias tienen ingresos mensuales por debajo de los Bs. 60 mil mensuales y por ello son consideradas en pobreza crítica con bajos niveles de consumo de alimentos y limitaciones para cubrir otras necesidades elementales. Se estima que apenas alcanzan a cubrir un 60% del total de la canasta alimentaria. La mayoría de estas familias han desmejorado en los últimos 14 meses su capacidad de consumo entre 25% y 35%, esto demuestra una compleja situación que los empobrece y angustia al ver como día a día son afectados por perdidas creciente de su poder adquisitivo y posibilidades de mejorar sus carencias.

En pobreza extrema se ubica a un 35% del total de la familia venezolana y son los que tienen ingresos mensuales familiares menores a los Bs 30 mil, su capacidad de consumo es menor a la mitad de la canasta alimentaria y dependen en buena parte de obtener los alimentos subsidiados en las redes públicas de distribución y venta. Tienen múltiples limitaciones de consumo así como de otras necesidades, este sector lo conforman principalmente desempleados y los que ejercen actividades informales. Son los más golpeados por la crisis económica que nos afecta.

Los análisis de la Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución, demuestran que en todos los sectores que integran la familia venezolana se ha tenido una desmejora continua y prolongada en la capacidad de consumo.

Como ejemplo se puede analizar el consumo de carne y leche del 2015 con un promedio para los sectores E y D de la población entre 7 y 8 kilos de carne y entre 35 y 40 litros de leche; ese es el consumo per cápita anual. Esto indica que el 80% de la población está consumiendo menos de la mitad del consumo promedio del Continente Americano.

Por: Vicente Brito, presidente / Red por la defensa al Trabajo, la Propiedad y la Constitución / Vía LaPatilla.



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top