Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡HIPOCRESÍA ROJA! En plena Asamblea Nacional se venden dólares y euros y a tasa DolarToday

“¿Cuántos tienes? ¿Más de 500? Si es así te puedo cuadrar con mi jefe para comprártelos a 700”, me dice la mujer de los ojos verdes. Tras las rejas del Capitolio, sede de la Asamblea Nacional, dos oficiales de la Guardia Nacional ven algo en un celular. Desde la estación del metro hasta el edificio La Francia, hay un ejército de promotores extendiendo pequeñas tarjetas: “Se compra oro, oro, plata. Dólares, euros. Dime, bella, ¿en qué te puedo ayudar?”

La vendedora aparenta unos 40 años, tiene la piel morena, y sus cejas tatuadas bordean unos grandes ojos verdes rayados, característicos, con los que dice que la reconocen. Está parada bajo el fuerte sol, pero afirma que para hacer la transacción podemos pasar al local que está en el edificio de atrás, el Multicentro Capitolio.

dolares-en-asamblea-nacional

A nuestro alrededor otras personas también promocionan la venta: “Hermanito, ¿vende oro?”; “Flaca, compramos oro, plata”; “Pase por aquí, tenemos el mejor precio”. Hay un señor mayor, un joven alto y un hombre de mediana edad, con una pierna amputada. La vendedora pregunta de nuevo: “¿Tienes para vender oro? Pagamos 28 lucas (28 mil bolívares), nosotros estamos aquí en la entrada, si quieres pasamos”, La pregunta de los dólares le cambia la cara: “Ah, pero eso sí es con mi jefe”.

A tasa DolarToday

El negocio de los dólares es solo para la compra. Prefieren los billetes de $100, que pagan a un precio unos Bs. 50 por debajo del precio que difunde DolarToday. Si los billetes son de menor denominación pagan menos por ellos. Ofrecen Bs. 680 por dolar, pero eso puede aumentar mientras más divisas se vendan. Me despedí de la vendedora asegurando que cuándo tuviese el efectivo la contactaría para venderlos. “Dale, mami. Yo siempre estoy por aquí, me reconoces por los ojos”.

Un negocio “rentable”: Los tarjeteros

Decenas de hombres y mujeres viven de este oficio ilícito. Son anzuelos que salen día a día a pescar a quienes estén interesados en vender dólares y euros, comprar plata u oro, o empeñar sus prendas.

Víctor, uno de los tarjeteros que habló sin dar más señas de su identidad, narra que tiene tres hijos, dos de ellos en la universidad, y a todos los ha mantenido con lo que se gana en su esquina (justo en la extinta joyería Francia) .“Aquí me gano mucho más de un sueldo mínimo en comisiones”, precisa dando señas que por cada negocio que llegue a la joyería para que la trabaja le queda 3% de ganancia.

Otro hombre de los que se gana la vida en el sector, soltando datos con gotero, explicó que un anillo de graduación está valorado en Bs. 130 mil, mientras que una cadena de oro puede fácilmente superar los 200.000 Bs. Agrega que son los grandes beneficiados con que el precio de la cotización del dólar paralelo siga en ascenso, sin pensar en las consecuencias que esto está trayendo a la economía nacional.

“Mientras nadie denuncie no podemos proceder”

Al otro lado de la Plaza Bolívar hay una patrulla de la Policía del Municipio Bolivariano Libertador. Al lado del vehículo está un oficial y en su portanombre se lee “Altuve”. La pregunta no le cambia el semblante tranquilo: “¿La venta de oro? Sí, bueno, sabemos que están comprando dólares. Nosotros los vemos. Pero no es mucho lo que podemos hacer. Tiene que ser que los encontremos en flagrancia”.

“Puede estar frente a la Asamblea, pero tú puedes gritar “Vendo marihuana” y eso no significa que sea verdad o que tengas en tu poder la droga. Igual pasa con ellos, mientras no tengamos pruebas no podemos hacer nada”, señala el oficial de Policaracas.

Según afirma el policía, la mayoría de los vendedores tiene antecedentes penales, pero si no los encuentran con los dólares marcados, o alguien pone una denuncia, no pueden detenerlos, a pesar de que estén cometiendo un delito que está especificado en la Ley de Ilícitos Cambiarios al hacer operaciones con divisas fuera de los organismos planteados por el Estado.

“La gente sale peor si denuncia, porque imagínate que te estafen, lo primero que te van a preguntar es ¿de dónde sacaste esos dólares? Antes había casas de cambio pero ahora tienes que venderlos al banco y, aparte de preguntarte por la procedencia de los dólares, te los van a pagar a Simadi, y nadie los va a vender a 200 si los puede vender a 700”, considera Altuve.

El policía se interesó por la cantidad de personas que había comprando dólares. En ese momento había al menos 29 “tarjeteros”, desde la estación del Metro Capitolio hasta la Esquina Las Monjas. “En un rato voy a pasar por allá, yo les pregunto qué están haciendo y ellos cuando ven a la policía dejan de ofrecer. Esos se dispersan”, me dijo el policía. Se despidió con una clara advertencia: “No te metas en eso”.

Fuente: El Cooperante.



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top