Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡INCAPACES! Indisponibilidad termoeléctrica le quitó al embalse del Guri 24 metros en dos años

La crisis hidroeléctrica no es responsabilidad de El Niño ni la sequía, sino de la ineficiencia del Gobierno para manejar el área termoeléctrica del país, en la que se invirtieron millones de dólares y no producen la energía necesaria.

La sequía que azota al Caroní no es la responsable directa del descenso del embalse de Guri. La vertiginosa caída en los niveles del agua tiene su origen en la mala administración del recurso y la sobreexplotación de la central hidroeléctrica en una búsqueda por esconder los déficits de generación térmica del país.

Foto: http://americamilitar.com/

Foto: http://americamilitar.com/

En 2010, cuando se decretó la crisis y se anunciaron medidas extraordinarias de recorte al país, se aprobaron recursos con la excusa de equilibrar la balanza de la generación del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) hacia la termoelectricidad y así no depender de las centrales hídricas en épocas de estiaje, reseñó Correo del Caroní.

Seis años han transcurrido desde entonces. 60 mil millones de dólares fueron aprobados para atender la crisis y el peso de la generación de energía (GWh) sigue estando en las centrales de generación hidroeléctrica como la Simón Bolívar (Guri), ubicada en Bolívar.

El gerente de generación de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), Miguel Romero, admitió que el 60 % de la energía del país era generada por las hidroeléctricas, y el 40 % por las térmicas, teniendo disponibles en este último sector sólo 6.500 megavatios, de los 17.600 instalados, para los cuales destinaron 40 mil millones de dólares.

El ingeniero José Aguilar, especialista y consultor internacional, advierte que las declaraciones de Romero revelan una realidad negligente, “8 mil 100 megavatios de los 17.600 instalados en el sector térmico están en condición cero”, es decir, no pueden ser incorporados.

La reciente investigación de Aguilar revela que de haber estado los 9.500 megavatios disponibles por termoelectricidad apenas menos de la mitad de los megavatios instalados en el país en condición disponible desde el inicio de la sequía, hace poco menos de dos años (mayo 2014) hasta la fecha, el embalse de Guri estaría en la cota 268 metros sobre el nivel del mar, y no rozando la cota 243 a la que amenaza con llegar esta semana. Son 24 metros más de agua que evitarían los racionamientos a los cuales son sometidos los venezolanos a diario sin previo aviso.

Para el ingeniero, quien desde 2009 ha estado investigando el SEN, es “inaceptable que se siga sometiendo a la población al abuso eléctrico”, por no haber tomado a tiempo las medidas indicadas de cara a la sequía que sabían se acercaba.



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top