Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡LA FARSA! Si está cerrada la frontera ¿por qué hay colas en los supermercados del Táchira?

A 20 días del cierre total de la frontera unilateralmente por parte de Venezuela y pese a que el Gobierno asegura que las colas y la escasez han terminado en el estado Táchira, la realidad es otra: No hay producto alimenticio o de limpieza que dure en los anaqueles, es más no llegan a estar ni un minuto en los estantes ya que los ansiosos compradores están en las puertas de los establecimientos horas antes de abrirse.

Son muchas las personas que se preguntan en tono de crítica edulcorado con sarcasmo ¿y por qué hay tantas colas para comprar alimentos si la frontera está cerrada?.

Créditos: Reuters/ AFP.

Créditos: Reuters/ AFP.

Cuando se habla de contrabando hacia Colombia, una de las causas generadoras del bloqueo fronterizo por el lado venezolano, dos productos saltan a la mente de los tachirenses y gobernantes: gasolina y alimentos. De la carencia de ambos se ha padecido, y bastante, en esta región tachirense. Es por ello que las personas repiten con razón ¿si está cerrada la frontera?

La gasolina no se come, pero…

“La gasolina no se come” han dicho varios dirigentes políticos para explicar de forma irónica que hay gasolina sin colas en este estado fronterizo pero para comprar alimentos hay que hacer largas filas, y es muy cierto, pero no se debe soslayar el alivio que se siente llegar a una gasolinera y escoger, sin previa cola, en que surtidor echar el hidrocarburo al vehículo. Contentura que se obtiene luego de tantos años con crisis cíclicas para hacer algo tan simple como llenar un tanque.

Los billetes tampoco se pueden ingerir, pero también es satisfactorio llegar a una cajero automático y no encontrar filas de personas, hasta de una hora o más, y observar a personas hasta con diez tarjetas retirando dinero de los dispensadores automáticos.

La gasolina ya venía normal en la mayor parte del estado pero con el cierre fronterizo las colas llegaron a cero en el mero límite como es San Antonio y Ureña y las de San Cristóbal están totalmente descongestionadas.

Las filas para obtener efectivo se acabaron. Los dispensadores automáticos lucen con pocas personas lo que viene a ser un resultado del cierre, pues quienes negociaban los billetes de 100 bs y 50 bs no los pueden pasar al país vecino, por lo menos con la facilidad que lo hacían.

¿Ajá y los alimentos? Comentan muchos señalando las inocultables colas que se acentuaron en todo el país desde el dos de enero del presente año, pero que los tachirenses ya tenían su maestría en las mismas y ya se va para el doctorado en filas de todos los tamaños y formas.

Por lo menos en esta frontera desde hace meses que pasan los 12, los productos de primera necesidad con la característica de subsidiados parecían no alcanzar para todos. Este fenómeno en todo el país se inició este año y en el Táchira se acentúo a su máxima expresión.

El empresariado y entendidos de la materia advierten no hay producción nacional siendo una de las principales causas el racionamiento de divisas para los insumos. El gobierno no admite esta tesis y habla de la guerra económica incentivada por intereses en EEUU, Colombia y España.

La situación nacional en el Táchira tiene otra arista: contrabando, el bachaqueo hacia Colombia pero también el bachaqueo interno.

Que miles de productos pasan a Colombia no debe extrañar a nadie. No había sino que cruzar el puente y ahí mismito en La Parada aún se ven todos los artículos que en el Táchira escasean y por los que la gente literalmente muere: leche, formulas infantiles, arroz, azúcar, papel etc.

Con información de La Nación.

¡No olvide dejar sus comentarios!



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top