Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡LO QUE DEJA LA PATRIA! Venezolanos arriesgan su vida para comprar baterías de vehículos

Aspectos críticos como la inseguridad, el desabastecimiento y escasez de productos y servicios hacen pasar penurias al venezolano, hasta aquellos con mayor poder adquisitivo, todos viven el mismo panorama.

Son las 11:00 de la noche, almohada en mano, un termo con café y el Cristo en la boca, un joven venezolano se dispone a salir de la vivienda de sus padres, para comprar la batería de su carro.

COLA-BATERIA-DUNCAN

Sin embargo el viacrucis no inició esa noche, la antesala a una cola de más de cinco horas fue dos días atrás, cuando el muchacho intentó hacer contacto con uno de los guarda cupos, que resguardan las adyacencias del establecimiento ubicado, como la gran mayoría de este tipo de comercios, en una zona con poca vigilancia policial y en donde la ley del más bravo impera según los pagos otorgados por los interesados.

Solo el pago por guardar un puesto en la cola, es de entre ocho mil y 15 mil bolívares por carro, a eso se le suman nueve mil 500 Bs que es el precio de la batería, aunado a una pernocta en vela solo para garantizarse uno de los 150 cupos diarios, que las mafias de las autopartes administran eficientemente ante la mirada indiferente de las autoridades del Gobierno nacional y de los propietarios de las tiendas.

Lo insólito de todo este asunto no es solo el precio que se debe cancelar para obtener las presuntamente escazas baterías, también destaca el hecho de que las mismas son vendidas de forma racionada a diario y de manera ininterrumpida, según los horarios dispuestos por quienes se encargan del negocio.

Mientras tanto en casa, una madre angustiada, una esposa preocupada y un padre impaciente a la espera de la llegada del joven, quien al despuntar la mañana, aparece con una sonrisa de satisfacción en el rostro por haber logrado comprar el tan anhelado repuesto, sin acudir a los especuladores virtuales, que venden en el mercado negro la misma batería hasta en 60 mil bolívares.

Por ahora una preocupación menos, salvo por los cuatro cauchos que ya están algo deteriorados, señal de una nueva aventura nocturna en esta tierra revolucionaria.

Con información de El Venezolano / Por Luis Guillermo Carvajal.



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top