Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡LO QUE OCULTA EL BCV! Inflación real habría pasado de 540% en marzo a 750% en abril

¡BOLÍVAR DEBIL! La especulación en el sector alimentario ha incrementado en los últimos años y el “bachaquero”, se ha vuelto la “ocupación” mejor pagada, llegando a ganar mensualmente Bs 207 mil 344 hasta Bs 2 millones 397 mil 966 en un año, según Asdrúbal Oliveros, Economista y Presidente de la consultoria económica y financiera venezolana, Ecoanalítica.

“Por ello cada vez hay más incentivos para dedicarse a esa actividad”, señaló el especialista durante el foro Talento en fuga… ¿Qué hacer con el capital humano?, realizado este jueves por Ecoanalítica.

billete-100-economia-crisis-inflacion-devaluacion-reuters

Créditos: Reuters.

Oliveros indicó que, según los cálculos de la firma que dirige, el factor de reventa en el sector de alimentos ha tenido un fuerte incremento en los últimos años: 9,2% en 2014, 16% en 2015 y 23% en 2016.

Con respecto al salario mínimo en dólares comparado con países latinoamericanos, dijo que Venezuela se ubica en el último renglón con un ingreso mensual cercano a los $55, mientras que Argentina ocupa el primer lugar con una remuneración al mes cercana a $450.

Oliveros recordó que según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de desempleo cerró 2015 en 8%, que en su opinión, no es una cifra cercana a la realidad por la recesión económica que atraviesa el país desde hace ocho trimestres y que no desestima que los cuatro de 2016 también sufran una fuerte contracción.

De acuerdo con los cálculos de Ecoanalítica, el desempleo cerró en 11% en 2014 y en 14,8% en 2015.

El economista puntualizó que entre los años 1999 y 2015, la actividad que más creció fue la comercial, en 5 puntos porcentuales, aunque resaltó que actualmente es una de las que se está viendo fuertemente afectada.

Mientras que la industria manufacturera ha sido el sector con la mayor caída, 4%, en el mismo período.

-Entrada a la hiperinflación-

La inflación anualizada subyacente, o real, se ubicó para abril de 2016 en 750%. Este indicador, a su juicio, debe ser tomado en cuenta por las compañías porque incluye no solo los precios regulados, sino también los productos “bachaqueados” y los comercios que venden artículos no regulados, que son los que impactan en mayor medida el bolsillo del trabajador.

En marzo, el mismo indicador medido por la firma en marzo se situó en 540%.

Detalló que el promedio mensual de la inflación subyacente en 2015 fue de 14%, mientras que en lo que va de 2016 se duplicó y pasó a 28%.

“Con esa inflación podemos decir que estamos en un ciclo hiperinflacionario”, sostuvo.

Agregó que ello explica por qué los empleados siguen descontentos a pesar de los diversos aumentos pues su inflación es más cercana a la subyacente que al indicador del Banco Central de Venezuela (180,9% al cierre de 2015).

En ese sentido, señaló que, según las estimaciones de Ecoanalítica, para que un incremento de sueldo sea satisfactorio para el empleado tendría que ser de 400%, pues el tipo de cambio ponderado del consumidor en el sector alimentos y bebidas no alcohólicas aumentó de Bs 57,3 a Bs 286,8 por dólar entre abril de 2015 y el mismo mes de 2016, es decir, 401%.

Es importante que el equipo de talento humano empiece a estudiar qué consumen los empleados. No todo el mundo utiliza el dinero de la misma forma. El impacto del aumento en el empleado A no es el mismo para el B”, recomendó.

Resaltó la importancia de la remuneración a través de salarios que contrarresten el efecto de la inflación sin poner en riesgo el balance de la empresa. Aconsejó además no realizar aumentos porcentuales uniformes, sino alzas a personal clave para hacer una retención efectiva.

Con información de El Estímulo



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top