Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡MÁS CLARITO QUE NUNCA! Marcel Granier: “En Venezuela hay una dictadura pura y dura”

El presidente de RCTV es firme en su opinión de que el ex presidente Hugo Chávez era un irresponsable. A su juicio, el gobierno es peor que una dictadura bananera. Dijo que, cuando cambien los dirigentes en el poder, muchos medios de comunicación estarán plegados ante esa ideología y otros se verán debilitados. Indicó que el desacatamiento de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que ordena restablecer la concesión de RCTV, ratifica que el TSJ está al servicio del régimen

Marcel-Granier-rctv

Durante la entrevista que hizo Marcel Granier en octubre de 1998 al entonces candidato a la Presidencia Hugo Chávez en Primer Plano, programa que transmitió RCTV de 1976 a 2006, se evidencia la personalidad rotunda y templada del empresario.

“Nosotros juramos: vamos a tumbar a Pérez. Y lo hicimos. Tres años después”, le dijo Chávez a Granier, en medio de un debate acerca del Caracazo y el intento de golpe de Estado de 1992. Con sonrisa sarcástica y voz calmada, el presidente de RCTV le respondió que Carlos Andrés Pérez no fue derrocado: “El golpe fracasó”.

Ese estilo de confrontación se repetiría cuando entrevistó a Carlos Andrés Pérez el mismo año. El ex presidente le aseguró que la Fuerza Armada era una organización confiable, pero Granier lo interrumpió y le preguntó: “Y si tenía usted tanta confianza en ella ¿por qué le dieron dos golpes?”.

Casi nueve años después, un Chávez apoteósico (tenía menos de un mes de haber ganado las presidenciales con 62,84% de los votos) anunciaría que la concesión de RCTV no iba a ser renovada.

Su argumento fue que el canal había apoyado el golpe de Estado de abril de 2002. “No se va a tolerar aquí ningún medio de comunicación que esté al servicio del golpismo”, expresó.

Desde entonces, el espacio lo ocupa la Fundación Televisora Venezolana Social. Quien lo preside representaba una figura importante de RCTV que en la última transmisión del canal manifestó: “RCTV siempre ha estado en favor de todos los venezolanos. Aquí el trabajo lo hacemos de corazón. Sin ninguna tolda política”.

Lo poco complaciente de Granier se ha mantenido con los años. Afirma que RCTV es el canal que anhelan muchos venezolanos. Y es firme en su opinión de que Chávez era un irresponsable y que su gobierno es una dictadura.

—¿Cómo recibió el desacatamiento de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos?

—Es una violación más a todos los convenios internacionales que tiene firmados Venezuela. Y a la Constitución, porque ella es muy clara, estableciendo la obligación del Estado venezolano de cumplir las sentencias relativas a derechos humanos.

Esto ratifica también la impresión que tenemos muchos venezolanos de que el TSJ se ha convertido en una pandilla más al servicio del régimen. Está para ejecutar las órdenes que recibe del Poder Ejecutivo. Es triste y lamentable, pero es la realidad.

Todo este caso pone de relieve la vocación delincuente del Poder Ejecutivo venezolano y de sus poderes adláteres, como el TSJ. Contribuye con el agravamiento de los daños que han causado, pero también ayuda a establecer las responsabilidades. En este caso, está muy claro que el presidente de la República decidió no cumplir la sentencia. Se apoyó de una iniciativa del vicepresidente del PSUV, quien en ese momento también era presidente de la Asamblea Nacional, el teniente Cabello.

Ya sabemos que el teniente Cabello, los magistrados que firmaron la sentencia y el procurador general de la República son cómplices de todas esas actuaciones delictivas y violatorias del Estado de derecho.

—¿En Venezuela hay una hegemonía comunicacional?

—Aquí no está planteada una situación de hegemonía comunicacional. Aquí está planteada una dictadura. Una dictadura pura y dura, en donde la mayoría de los medios independientes, o no que no pertenecen al gobierno, son acosados de una manera tal que, cuando termine esta situación, estarán plegados ante el gobierno.

Los que no, van a terminar en un estado de debilidad agónica. Son los casos de El Nacional, El Carabobeño, El Impulso, La Verdad, Correo del Caroní. Todos son medios que están agonizando. No les dan papel, insumos ni divisas.

En cambio, a los medios particulares, pero sumisos al gobierno, les dan todo eso. De manera que, cuando termine el régimen, cosa que espero ocurra pronto, nos vamos a encontrar con que los medios fuertes van a ser los chavistas.

—¿La dictadura de la que habla está dirigida primordialmente a los medios informativos?

—Creo que es una dictadura general. Cuando tú ves lo de Tumeremo, donde el irresponsable gobernador del estado Bolívar trata de quitarle toda importancia a un genocidio, vemos la dictadura en marcha: matando impunemente, ocultando los crímenes e imputándole todo lo que ocurre a sus adversarios políticos.

Eso lo vemos en la situación actual que hay de desabastecimiento. Es típico de las dictaduras. Ahora pretenden carnetizar a la gente. Quieren repetir la lista Tascón, la lista Maisanta al revés. Ahora la lista es que, si te pliegas al gobierno, te voy a dar un carné para que accedas a comida y servicios. Si no te pliegas, pues lo siento mucho, tú no vas a tener derechos.

Es la violación sistemática del Estado de derecho.

—Pero no es bananera, ¿verdad?

—Es más socarrona. Más hipócrita. Pero es igualita a las dictaduras bananeras, en las que había una pandilla de militares que tenían el poder y los recursos del país. Además de que matan, roban y trafican con droga impunemente.

Es mucho peor de lo que hicieron las dictaduras bananeras. Las dictaduras bananeras no traficaban droga. Mataban gente, ¿menos de los que han matado estos? Destruían la reputación de las personas, ¿mucho menos de lo que lo han hecho estos? Hacían pasar hambre a la gente, ¿mucho menos que estos?

En realidad, en general, más bien trajeron prosperidad a algunos de sus países. El caso de Chile es el más obvio. Creo que en cualquier comparación entre las llamadas dictaduras bananeras, esta es más bananera que las de Pinochet, Trujillo o Somoza. Y más cruel y criminal también.

—¿Qué es lo peor que Chávez le hizo al periodismo?

—Enfrentar a dos partes considerables del país. El odio que sembró con su discurso tomará bastante tiempo superarlo. Los países que han pasado por estas circunstancias tienen un largo período de reencuentro con ellos mismos.

—¿Con cuál gobierno del siglo XX compararía al actual?

—Yo creo que el más parecido sería el de Cipriano Castro, aunque bastante más letrado que Chávez y Maduro. Pero con esa misma actitud irresponsable y jactanciosa.

Información de El Nacional.



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top