Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡REALMENTE IMPERDIBLE! Carta a la tía de los sobrinos (alias Cilita), por Gustavo Azócar Alcalá

Estimada Sra. Tía:

No sé si usted ya se ha enterado, pero desde el jueves de esta semana, hay dos sobrinos suyos que reclaman atención. Se trata de Efraín Antonio Campo Flores (C.I. 18.330.183) y Franqui Francisco Flores de Freitas (C.I. 17.751.244), quienes a esta hora deben estar cómodamente instalados en una celda del Centro Correccional Metropolitano de Nueva York, más conocido como MCC por sus siglas en inglés.

Crédito: AVN

Crédito: AVN

La prensa mundial ha informado, con lujo de detalles, que estos dos muchachos fueron detenidos por agentes encubiertos de la DEA, cuando negociaban el envío de un cargamento de 800 kilos de cocaína hacia Estados Unidos. A pesar de que el 99% de los medios impresos y televisivos venezolanos no difundieron la información (el miedo es libre) la noticia le dio la vuelta al planeta tierra, y a esta hora, hasta los chinos lo saben.

Habría que ser bien imbécil, como Miguel Pérez Pirela, para creer que usted no se ha enterado de eso. Tengo sobradas razones para pensar que la primera llamada que con toda seguridad hicieron estos dos muchachos, tan pronto como los agentes de la DEA los detuvieron en Puerto Príncipe, les leyeron sus derechos, le informaron que podían llamar a un abogado y que todo lo que dijeran podía ser utilizado en su contra, fue al celular suyo.

Estos muchachos de 29 y 30 años, que hasta hace poco menos de una década no tenían ni dónde caerse muertos, y que desde hace apenas unos meses se convirtieron en todos unos “empresarios” y “potentados”, con propiedades en República Dominicana, Panamá y otros países, con yates, aviones privados y vehículos de último modelo, quizá pensaron que una sola llamada al teléfono privado de la “primera combatiente” los podría sacar del aprieto en el que se encontraban metidos.

Pero la DEA, que había metido la pata en Aruba con el general Hugo Armando Carvajal Barrios, no quiso correr riesgos esta vez y lo primero que hizo fue montar a los muchachos en un avión y mandarlos rapidito para Nueva York, antes que el gobierno socialista y revolucionario de Venezuela utilizara los petrodólares de Pdvsa para rescatarlos.

Estimada Sra. Tía: a muchos venezolanos nos ha llamado poderosamente la atención que usted no haya dicho ni esta boca es mía con el caso de sus sobrinos. Déjeme decirle, con todo respeto, que la estrategia que le han recomendado sus asesores comunicacionales, de permanecer en silencio, como si los muchachos que se encuentran detenidos en Nueva York no fueran parte de la familia, no va a producir muy buenos resultados.

Efraín y Franqui corren el riesgo de ser condenados a cadena perpetua en EEUU y no creo que estén muy dispuestos a morirse en una prisión norteamericana sin antes echar al pajón a más de uno. Cuando están con el agua al cuello, algunos bandidos son capaces de vender hasta a su madre para salvarse. Además, la detención de estos dos muchachos pondrá en riesgo el capital financiero de la familia Flores. Y no creo que todos los miembros de la familia quieran irse a la ruina. Ya incautaron en República Dominicana una casa y un yate valorados en unos cuantos cientos de miles de dólares.

En las próximas horas, es probable que también sean incautados otros bienes en Panamá. Según aparece en el Registro Público de la nación del Itsmo, Efraín Antonio Campos Flores es director de la empresa Transportes Herfra, inscrita en ese país el 31 de marzo de 2014, con un capital de 10 mil dólares. Un tío de Efraín, identificado como Hermes Melquíades Flores, quien se presume debe ser hermano suyo, es también directivo de esa compañía.

Nadie sabe de dónde sacó dinero Efraín Campo Flores para convertirse en un próspero empresario de la noche a la mañana. Lo único que se sabe de él es que “trabajó en el Parlamento Latinoamericano entre 2008 y 2011, de acuerdo al registro del Seguro Social en Venezuela. No existen datos públicos sobre qué funciones ejercía en la institución. Ni siquiera si trabajó directamente con su tío político Walter Gavidia, ex esposo de la primera combatiente y quien se desempeña como diputado del Parlatino desde el año 2000 hasta el día de hoy”.

Estimada Sra. Tía: tengo la leve impresión de que en el gobierno hay gente interesada en echarle a perder el negocio. Al menos para mí, no puede ser casualidad que sus dos sobrinos hayan sido detenidos precisamente en la misma ciudad donde hace apenas seis meses se reunieron y se tomaron fotos, muertos de la risa, el señor Cabello y el señor Shannon.

La prensa informó con lujo de detalles, que el sábado 13 de junio de 2015,funcionarios de alto nivel de Venezuela y Estados Unidos se encontraron en Haití, “como parte de un proceso de acercamiento entre los dos países para mejorar sus tensas relaciones”.

A la cita en Puerto Príncipe asistieron, por parte de Venezuela, la canciller, Delcy Rodríguez, y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, mientras que los representantes de Estados Unidos fueron el consejero del Departamento de Estado, Thomas Shannon y la embajadora de EE.UU. en Haití, Pamela White. El presidente de Haití, Michel Martelly, fue mediador del encuentro.

Al terminar la reunión y tomarse las fotos de rigor, la canciller Rodríguez escribió en su cuenta de twitter:“Sostuvimos reunión de trabajo en Haití con el comisionado Tom Shannon y delegación estadounidense en ruta por normalizar las relaciones“.

El presidente de la AN, Diosdado Cabello, declaró por su parte: “Yo estoy seguro que las relaciones entre la patria de Bolívar y EEUU van a mejorar porque por primera vez en mucho tiempo, hay disposición al más alto nivel (…) Venezuela sigue siendo proveedora de petróleo de EEUU y nunca hemos dejado de suministrarle petróleo a Norteamérica (…) los dirigentes de la derecha venezolana se quedaron con los crespos hechos (…) no sólo salí del país sino que también me reuní con Shannon, el que no la debe no la teme.”

Estimada Sra. Tía: algo me dice que Efraín y Franqui, sus dos sobrinos consentidos, se echaron un pelón de bolas. Los muchachos creyeron ingenuamente que si el general Carvajal pudo regresar de Aruba y Cabello pudo viajar a Haití, y hasta tomarse una foto con Shannon, ellos podrían hacer lo mismo. Ahora están en manos de la justicia norteamericana de donde no podrán salir muy bien librados a menos que empiecen a echar algunos cuentos.

Bien lo decía mi abuela Julia: el que se junta con muchachos sale chorreao. Mi madre Rosa Alcalá siempre dice que “muchacho no es gente”. Efraín y Franqui han puesto en aprietos a la familia Maduro/Flores. Su ambición personal (no les basta con el dinero que se han robado en el país) tiene otra vez en el ojo del huracán a esta revolución anti ética e inmoral, que convirtió a Venezuela en el centro mundial del tráfico de drogas con el absurdo argumento de utilizar los narcóticos como instrumento para tratar de acabar con el imperio norteamericano y el capitalismo.

La fórmula, ideada por el Comandante Intergaláctico, resultó ser un fiasco. El imperio está más vivo que nunca. Y los pseudo socialistas de pacotilla se olvidaron de la lucha anti imperialista y encontraron en la droga un negocio rentable para hacerse más ricos. Es una verdad de Perogrullo: no hay nada más capitalista y anti revolucionario que un traficante de drogas.

Por Gustavo Azocar / Twitter: @gustavoazocara / www.cafeconazocar.com



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top