Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¡UN DAKAZO FALLIDO! Una camisa en tiendas fiscalizadas cuesta hasta cuatro sueldos mínimos

El aviso de 50% de descuento frente a la tienda parece no hacer efecto: La gente lo mira, entra y se va sin comprar. “En línea con lo estipulado por el Comando Nacional de Precio Justo de la mano del Ejecutivo Nacional, procederemos a ajustar los precios de nuestros productos un -30% y -50% para garantizar al pueblo el acceso a nuestros bienes y servicios”.

Así se lee en el cartel colgado que repetidamente se ve en centros comerciales luego de la visita de la Surpeintendencia Nacional Para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde).

Créditos: NTN24.

Créditos: NTN24.

Es lunes en la tarde y la quincena fue hace tres días. Son muchas tiendas las que exhiben anuncio de descuento desde 10 hasta 50%, pero no salga corriendo todavía a comprar. Al entrar se llevará una desagradable sorpresa, como muchos que ven el letrero, entran a la tienda, ven la ropa y salen corriendo: Aunque usted gane dos o tres veces el sueldo mínimo, eso no le va a alcanzar ni para comprar un par de zapatos.

Créditos: NTN24.

Créditos: NTN24.

Dakazo fallido

La técnica de fiscalizar tiendas y obligarlas a ofrecer grandes descuentos se ha convertido en tradición durante el gobierno de Nicolás Maduro. Desde el famoso Dakazo, en noviembre de 2013, en el que ante un fuerte descenso de su popularidad, justo antes de las elecciones de diciembre de 2013, el Presidente ordenó intervenir la cadena de tiendas Daka y otras del mismo rubro y mandó a la gente a “dejar vacíos los anaqueles”.

La intensión por lo visto es la misma: Que “el pueblo” pueda acceder a artículos que generalmente tienen altos costos. Las fiscalizaciones y ajustes de precios esta vez no estuvo dirigida a los electrodomésticos, sino a tiendas de vestimenta, con marcas internacionales: Adidas, Timberland, La Senza… En las tiendas hay ropa, lo que falta es pueblo.

En un recorrido realizado por el equipo de El Cooperante, se pudo constatar que en los establecimientos fiscalizados no hay largas colas, como sí sucedió hace dos años en varios centros comerciales. Pero no es para menos: En noviembre de 2013 la inflación no pasaba de 25 por ciento, ante el 200% que se proyecta este año.

Dakazo-Ajustes-de-Precio-Tiendas-Fiscalizadas

“Comprar aquí es imposible”

Una chica rubia y entaconada habla por un celular, al parecer con su mamá, en la tienda NafNaf del Centro Comercial Tolón: “Si supieras lo que pasó, mami. Se me rompió un lado de la camisa, y aproveché que corrieron la cita para las 4 de la tarde para comprar otra aquí cerca. Sí, estoy en el Tolón. Pero, mami, entré una tienda y que con descuento y una camisa cuesta 20 mil. ¡Un pedacito de blusa!”.

En la Adidas del Centro Sambil hay dos muchachos de unos 20 años viendo unos zapatos para jugar fútbol. Entraron a la tienda hablando del descuento, pero el precio los sacó: “¡Carajo! ¿Pero quién tiene 80 mil bolos para comprar unos tacos?”.

Un pantalón en las tiendas fiscalizadas del Tolón puede costar hasta 40 mil. Un sostén en La Senza oscila entre Bs. 5 y 6 mil y con el descuento de 30% puede quedar en 4 mil, es decir, con un sueldo mínimo compra dos sostenes.

La Prime Shoes del Centro Comercial Ciudad Tamanaco cerró al mediodía, 30% de descuento en zapatos RS21 hace que muchos se acerquen, pero ya no hay. Un vigilante del CCCT asegura que en la tienda estaban recibiendo mercancía y que volverían a atender al día siguiente.

Un hombre adulto fuera de la tienda dice que se acercó pues un compañero de trabajo logró comprarle “por fin” los zapatos deportivos a su hija para el colegio, y él iba a lo mismo. Su amigo adquirió unos que marcaban Bs. 9.500, en casi 7 mil.

“Yo tengo dos chamos, aunque ahorre mil bolos en los zapatos de uno, con eso completo los del otro. Es que cómo hace uno, si comprar aquí es imposible”, finalizó el hombre.



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top