Recibe el resumen diario de noticias directo a tu correo electrónico.

¿Y ENTONCES? “El Topo” se ceduló en 2004 con documentos falsos y cometió terribles atrocidades

Cual Lord Voldemort de la saga Harry Potter, mencionar en Tumeremo al que no debe ser nombrado hace que el minero con más bríos se sienta temeroso de su entorno. “Uno nunca sabe quién está por ahí escuchando”, susurra uno de los pocos que se atrevió a romper el silencio que rodea a este peligroso personaje del día a día de una de las poblaciones mineras del sur del estado Bolívar: “El Topo”, reseñó RunRunes.

Su nombre real es Jamilton Andrés Ulloa Suárez, quien “entró a Venezuela por Táchira en 2002, se ceduló en 2004 con documentos falsos (…) y está siendo solicitado en todo el territorio nacional y sus adyacencias por violencia paramilitar con fines políticos”, detalló el ministro de Interior, Justicia y Paz, Gustavo González López.

Créditos: ecopolitica.net

Créditos: ecopolitica.net

Mucho se rumora y especula sobre las atrocidades cometidas por él y su banda, quienes controlan la mina Hoja e’ Lata y “hasta otros 30 campamentos mineros que hay desde este pueblo hasta Guyana”. Sin embargo, una realidad infunde pánico a los pobladores del lugar: es señalado por la masacre de al menos 17 personas que el pasado 4 de marzo se dirigían desde Tumeremo hacia la mina Atenas y viceversa.

“Cuando joven fue paramilitar en Colombia –aunque es ecuatoriano– y por eso sabe hacer cosas que hace que cualquier guapo se acobarde. ‘El Topo’ fue quien trajo al sur (de Bolívar) la práctica de picar personas con motosierras… tiene una que casi que prende sola cuando dicen que hay que trozar a alguien”, comenta un minero ya entrado en años que participó activamente en la tranca de la Troncal 10, vía que comunica al estado Bolívar de norte a sur, por parte de los familiares de las víctimas.

Foto: @GonzalezMPPRIJP

Foto: @GonzalezMPPRIJP

 

Otro hombre lo interrumpe para agregar que en varias de sus minas tiene animales a los que alimenta con partes humanas. El primer interlocutor asiente con la cabeza. “A los muertos los pican y se los lanzan a los cochinos o a unas babas. Sino, los lanzan a pozos que ya no usan y ahí se quedan… si (los cuerpos de seguridad) ingresaran a las minas, encontrarían fosas comunes que da miedo”, finalizan el minero.

Relatan los pobladores de la capital del municipio Sifontes que el ascenso de “El Topo” fue repentino. “Más de un minero llegó a trabajar codo a codo con ese señor. Cuando la primera bulla de Hoja e’ Lata -en enero de 2009- él y su familia entraron a sacar oro (…) estaba su hermano: El Negro Aurelio, su hermana: La Bacha y sus sobrinos. Luego, cuando la segunda bulla de Hoja e’ Lata, entraron con todo un ejército de hombres y se apoderaron de eso”, explica una mujer allegada a uno de los jóvenes desaparecidos desde el pasado 04 de marzo.

Acota que “El Topo” era el segundo al mando hasta que su hermano se batió a tiros con otro hombre apodado “El Niche” y ambos resultaron muertos en la reyerta. Este hecho fue reseñado por el Diario El Progreso el 04 de julio de 2009 e identificaron al último como Nelson Murillo, de 40 años. En el hecho también resultaron heridos otros tres sujetos, quienes fueron atendidos en el Hospital Dr. José Gregorio Hernández de Tumeremo.

“Al morir ‘El Negro Aurelio’, ‘El Topo se quedó’ con todo y ahora él controla lo que es oro, combustible y armas, mientras que su hermana y su sobrina manejan el licor, las drogas y las mujeres que se prostituyen en las minas”, precisa la joven para luego acotar que “Miguelito” y “El Indio” son sus lugartenientes y cumplen sus órdenes a cabalidad: “matan, pican gente y hacen cualquier cosa que infunda miedo en la población minera… porque además lo hacen frente a testigos para que rieguen la voz luego”, reseñó RunRunes.



TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR




¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO


Top